¿Tienes un código de descuento? Suscríbete ya!

Paradigma Walilu

Nosotros en Walulu no hemos desarrollado un “Programa”, un “Método”, Un “Modelo”,  y no lo hemos hecho sencillamente porque consideramos que estos son sólo conceptos, definiciones de adultos y por eso mismo no creemos en ellos.

Desde Walilu y para el mundo lo que planteamos es un nuevo paradigma pero dejemos antes algo bien en claro, nosotros no estamos en contra de ningún programa, de ningún método, de ningún modelo, sino a favor de este paradigma del que hablamos en el cual “el alumno y su aprendizaje” son mucho más importante que “el maestro y sus saberes”.

Siempre se ha tenido una visión muy particular del aprendizaje algo que  viene siendo sostenido desde el “Darwinismo”, desde el “Cartesianismo”, donde los adultos éramos el “modelo Premium” del ser humano y el niño era un “cero” al que nosotros formábamos, adiestrábamos y enseñábamos todo desde nuestros saberes, nuestros conocimientos, desde nuestra erudición, pues de ellos sólo se desprendía incapacidad, impericia, ineptitud y nosotros por el contario estamos más interesados en lo que ese niño tiene para ofrecernos, para brindarnos, para enseñarnos.

Para WALILÚ el niño es una “bomba de potencial” y  cómo  la genética no sabe ni cuándo ni dónde nacerá ese niño lo dota de un bagaje genético desproporcionado, exagerado, desmedido, para que pueda enfrentarse a ese ambiente desconocido y logre sobrevivir. Al comprobar luego que ese “exceso de potencial” no es necesario, éste  comienza a desvanecerse, a  desaparecer y sólo  termina quedando lo imprescindible, lo necesario, lo esencial, por falta de estímulos concretos y precisos.

Si se logra comprender este nuevo punto de vista de que desde WALILÚ proponemos, se observa un cambio radical, en donde el niño pase a ser un “gigante” que puede aprender sin límites siempre  y cuando se active el sistema emocional, que es el que permite que recordemos todo lo que en realidad nos interesa.

En este sentido la ciencia ha demostrado en los últimos años que el cerebro sólo aprende de verdad aquello que  solo activa el sistema emocional como recién terminamos de expresar, pero sólo cuando se hace con ENTUSIASMO…

Paradójicamente hay una sola actividad humana que estimula el sistema emocional con entusiasmo desde el primer hasta el último momento que se realiza y esta es EL JUEGO, el cual en nuestro paradigma es el único y exclusivo “MAESTRO”.

En nuestra idea de aprendizaje los adultos que desarrollan las actividades con niños, son meros “Ayudadores” quienes manejan una serie de “variables de juegos” que permiten que el niño aprenda con alegría y felicidad, que a decir de los expertos en neuroeducación “Es como verdaderamente se aprende”.

Nuestras actividades lúdicas, con las pautas concretas que nosotros hemos desarrollado en años de experiencias y estudios, son la base en la que sustentamos toda nuestra particular mirada para que los niños “aprendan a jugar a la pelota” (primera etapa del aprendizaje) y para que quienes lo logren puedan luego a “aprender a jugar al Fútbol” por medio de conceptualizaciones específicas, tomando en cuenta las cualidades determinadas del jugador y su puesto dentro del un equipo.

En WALILÚ estamos totalmente convencidos que sin niños que aprendan jugando, no habrá Futbolistas que disfruten ganando.

Director del Área Aprendizaje

Ruben J. Rossi
×